De Kasparov, Federaciones y Federativos

El Campeón Mundial es la mejor personificación de su época y en base a él podemos juzgar el desarrollo del Ajedrez. (GM G. Kasparov)

De Kasparov

A raíz del anuncio de Garry Kasparov de ausentarse de la práctica del Ajedrez profesional, entre otras razones, por sus constantes y desgastadoras diferencias con la FIDE, el mundo del Noble Juego se pregunta si la Federación Internacional no pierde credibilidad con la retirada del Gran Maestro ruso, nacido en Azerbaidzhán en 1963.

 

El Ajedrez sin Kasparov es la música sin The Beatles, el baloncesto sin Michael Jordan o el fútbol sin Pelé, por lo tanto, sin Kasparov perdemos todos: ajedrecistas y aficionados; pero la FIDE también saldrá muy perjudicada, no sólo por la ausencia de la luz de la más brillante estrella del Ajedrez, sino porque demostró incapacidad para encontrar una solución a sus diferencias con el mejor jugador del mundo de los últimos 20 años y por qué no, el mejor ajedrecista de la Historia del Ajedrez. Una de las funciones de la FIDE es crear un ambiente de ordenamiento y paz en el Ajedrez internacional que incluye sus relaciones con las diferentes Federaciones Nacionales y de hecho con los ajedrecistas; su responsabilidad en la retirada de Kasparov es incuestionable y no favorece su papel como máxima Institución del Ajedrez Mundial.

 

Por otra parte, sólo unos días antes del anuncio de la lamentable retirada de Kasparov, la FIDE emitió un comunicado donde condenó a la Federación Española de Ajedrez a no organizar eventos oficiales. Aunque no pretendo entrar en los pormenores de las diferencias  entre la FIDE y la Federación Española de Ajedrez, sí salta a la vista que esta condena se produce después que España ha organizado con éxito durante los últimos años, decenas y decenas de eventos propios de la Federación Internacional y de la Unión Europea de Ajedrez, incluyendo la Olimpíada Mundial por equipos.

 

España constituye en la actualidad la Meca del Ajedrez mundial, donde se celebran  varios de los mejores Torneos internacionales, donde el Ajedrez se hace más popular cada día y se enseña y compite desde niveles escolares -algo muy meritorio y ejemplo a seguir por los países interesados en el desarrollo de su base ajedrecística-. A España  han ido a residir ajedrecistas de todas partes del mundo, incluyendo a los súper-élite V. Anand y A. Shirov. No creo que con una Federación irresponsable, incapaz y sin autoridad, España fuera lo que es hoy en el Ajedrez mundial.

 

De Federaciones

La retirada de Kasparov y la sanción a la Federación Española de Ajedrez son dos elementos importantes que ponen en tela de juicio la correcta funcionabilidad de la FIDE y da paso al siguiente razonamiento: si la FIDE, que es una Institución con alrededor de 80 años de existencia y que es el punto de mira cientos de Federaciones Nacionales, de miles de ajedrecistas y hasta del propio Comité Olímpico Internacional, máximo regente del deporte mundial, y así y todo, a veces es infuncional para resolver importantes asuntos que le competen por su nivel y autoridad, entonces ¿qué podemos esperar de las funciones de algunas Federaciones Nacionales donde sus directivos carecen de conocimientos, criterios y experiencia para poder ejecutar planes de desarrollo del Ajedrez en sus respectivos países?.

 

Aún existen las  Federaciones Nacionales de Ajedrez que son infuncionales  y que están muy alejadas del conocimiento de las tareas de una Federación interesada en desarrollar el Juego Ciencia. Estas Federaciones en lugar de funcionar para el desarrollo, basado en esquemas de trabajo elaborados con criterios técnicos-organizativos que satisfagan las necesidades del país, funcionan a base de improvisaciones sin tener una idea de las metas a vencer ni de cómo hacer las cosas.

 

Las consecuencias de esas mal llamadas Federaciones son muy dañinas para el ambiente ajedrecístico ya que al no existir un Núcleo rector de la actividad nacional, se pierde la celebración de eventos oficiales y no oficiales, la organización de actividades como Conferencias, Cursos de capacitación, Simultáneas, atención a las provincias del  interior del país, etc.,   lo que provoca un retroceso en todos los sentidos y el Ajedrez cae en un limbo que afecta a los jugadores y aficionados de todos los niveles.

 

Otra consecuencia de la incapacidad para dirigir con acierto, es que en ocasiones se acometen injusticias contra jugadores, en otras se permiten indisciplinas o se producen hechos  que van en contra del prestigio del Juego Ciencia.

 

De Federativos

Por lo general las Federaciones infuncionales están dirigidas por Federativos incapaces; son los llamados incas del Ajedrez que llegan a directivos por infortunios del destino o por condiciones muy propias de algunos países (inca, de incapaces, no de los antiguos habitantes del Imperio Inca exterminados por Francisco Pizarro).

 

Sin tradición ajedrecística ni un Currículo Vitae con méritos para dirigir una actividad  tan compleja como el Ajedrez, los incas apenas saben mover las piezas o conocen sus Reglas, llegan a directivos sin haber visto un evento de Ajedrez y algo muy importante: no   sienten como ajedrecistas ni poseen la pasión necesaria para trabajar en bien del Ajedrez y de sus jugadores.  Por supuesto que los incas carecen de los conocimientos técnicos y de la experiencia para poder ejecutar un buen trabajo al frente de la Federación.

 

Por demás los incas no son receptivos a los señalamientos de sus colegas más experimentados y sólo escuchan a sus aduladores, los oportunistas de siempre que pescan con abundancia en el mar revuelto y sacan provecho personal de la crisis en detrimento de la mayoría de jugadores.

 

Sólo con los mejores deseos de realizar una buena labor como Federativo no se logra el éxito. Son necesarias las condiciones personales –tener buen carácter, ejercer con firmeza pero sin caer en el autoritarismo,  saber escuchar las ideas de los demás-, poseer conocimientos y criterios técnicos, tener alguna experiencia como jugador, árbitro, o haber estado vinculado al Ajedrez de alguna forma y  por un determinado espacio de tiempo.

 

Considero que la primera clave para ser un Federativo de Ajedrez eficiente, es que  debe haber sido antes que todo, ajedrecista. Es una condición imprescindible, es el primer paso para no llevar a una Federación de Ajedrez a ser infuncional.  No se puede dirigir una organización que represente a personas pensantes como existe en el Ajedrez de cualquier país,  si no se tiene una experiencia previa adecuada de ese submundo lleno de personalidades tan diferentes unas a otras.

 

Nelson Pinal Borges, MI

Santo Domingo, 13/03/05

 

 

 

 

 

 

  


 

1