En el primer tablero victoria muy trabajada de Nisipeanu sobre José María Hernando que no se ha resuelto hasta el finísh. En el tablero 3 Mihail Marín cede tablas ante el maestro FIDE Taufik Halay de Indonesia, Pablo Rainieri consigue medio punto contra Marcelo Panelo en el duelo argentino. Destacar la brillante actuación que está efectuando el jugador riojano de 11 años Ignacio Eguia que ya cuenta con 2’5 puntos.

 

La sorpresa de la jornada la ha dado Josep María Lerch que se ha impuesto con las piezas negras al GM Nenad Sulava, con reclamación al comité de competición del torneo incluida, por parte del GM Sulava.

Los hechos son los siguientes:

Lerch efectúa su movimiento 29 y aprieta el reloj cuando cuenta con 11 segundos en su casillero, en presencia del árbitro y varios testigos, pero el reloj de Lerch no se detiene y éste no se da cuenta, Sulava espera los 11 segundos y reclama bandera.

            El árbitro Miquel Fernández Díaz considera un defecto evidente del reloj, y tras comprobarlo él mismo y fallarle 2 veces más, decide que se debe continuar la partida con 11 segundos en el casillero de Lerch y reemplazar el reloj defectuoso.

            Sulava que se encuentra en una posición en el tablero cuanto menos incomoda, decide presentar una reclamación al comité de competición del torneo. El árbitro para los relojes mientras el GM, algo exaltado cumplimenta la reclamación.

            El árbitro decide que se continúe la partida a la espera que acabe la ronda y los miembros del comité se puedan reunir, cosa que no parece gustarle en absoluto al Sr. Sulava, ya que no quería continuar la partida, cosa que se ha visto obligado a efectuar ya que su reloj estaba en marcha.

            Lerch en la reanudación ha ido incrementando su ventaja, hasta que quedándole poco más de tres minutos para el final de la partida al GM y en posición completamente perdida, mate en pocas, se ha levantado de la mesa y ha dejado consumirse el tiempo

            Al acabar la partida Nisipeanu, se ha reunido el comité de competición y ha decidido por mayoría simple 2-1 ratificar la decisión arbitral.

 

            En esos momentos el GM NENAD SULAVA ha perdido la compostura y ha comenzado a aplaudir, alzando la voz y criticando a los miembros del comité de competición,a los que han ratificado al árbitro, preguntándoles repetidamente que quienes eran ellos y que elo tenían.

 

Quisiera felicitar desde estas líneas al Sr. Josep María Lerch Gallemí, el cual si que se ha portado como un Gran Maestro tanto dentro del tablero, con una magnifica partida, como fuera de él, ya que no ha entrado al trapo en ningún momento y no ha levantado la voz para decir una palabra mas alta que la otra.

 

También me gustaría decirle al Sr. Sulava que se puede perder o se puede ganar, pero que no hay que perder las formas, no se puede presionar a un comité de competición de la manera que usted lo ha hecho hoy.

 

Finalmente comentar que el Sr. Sulava manifiesta su intención de retirarse del torneo, por lo que el emparejamiento será provisional hasta las 10:00 horas del domingo.

 

Manolo Navarro

Desconocedor en absoluto del reglamento, sólo me gustaría saber una apreciación técnica que quizas tenga una interpretación fina, pero importante en el desarrollo de los hechos:

Si un árbitro está presente delante mismo de una partida, como es el caso y es su deber cuando a un jugador le quedan escasos segundos en el reloj, y observa un problema técnico con el reloj, ¿ no tiene (tendría) la obligación - al menos moral, ya que lo desconozco reglamentariamente - de detener la partida, y corregir el problema ?; es decir, en otras palabras ¿ puede detener el curso de la partida al observar un incidente "mayor" que afecta al transcurso de la misma ?, en todo caso, no parece que deba estar solo para observar si a uno de los jugadores le va a caer la bandera, parece que su responsabilidad es mas amplia, y si tal como se hace ver en el escrito estaba allí presente, lo adecuado sería que hubiese intervenido, ya que asumo si estaba pendiente del tiempo, observó que los segundos descendían, habiendo pulsado el jugador Lerch, y que dicho pulsador estaba en posición incorrecta ( y no parece adecuado contestarme que estaba pendiente solo del tiempo, y no de la posición del pulsador, porque entonces sí parece claro error del árbitro, aunque involuntario, ya que no se percató del defectuoso pulsador hasta después de la partida, lo que quiere decir, que no estuvo totalmente atento al desarrollo del problema en el momento que se produjo ).

Y por cierto, otra posibilidad, ¿ no será que Lerch no pudo pulsar demasiado "suavemente" el pulsador, tanto que no se accionó el de su contrincante ?.

En un caso así - otra pregunta-, ´¿ qué jugador tendría razón ?, porque sí, efectivamente, uno puede pulsar, pero si lo hace inadecuadamente, entonces parece que la culpa es propia ( al no haber terminado el proceso general de efectuar una jugada en su totalidad ), y así pues parecería que efectivamente perdería la partida. Espero alguna aclaración razonada de algún árbitro que lea este escrito.

Atentamente,

Alejandro Melchor.

Hola amigos de ajedreznd!

He visto y he leído lo sucedido en Castelldefels en el II Open fincas Mediterránea, respecto del GM Sulava de origen croata, reflexionando he llegado a la conclusión que uno debe estar preparado para perder contra cualquier rival, sea del origen que sea, de la edad que sea y de la forma que sea. Es cierto creo que a nadie le gusta perder y siempre entramos a afrontar un partido para ganar, pero perder es algo que nos pasa a todos más o menos a menudo, Kasparov, Karpov, Fischer, Alekhine o Capablanca por muy campeones que fueran han tenido que rendir su rey y muchas veces con rivales que en el papel no habrían tenido chances. Pero lo que hace realmente a un jugador de ajedrez es su caballerosidad y buenos modales, uno puede perder habiendo tenido la partida ganada, o por un grueso error, o ser masacrado desde la apertutra, pero siempre podemos dar la mano y salir con la frente en alto ya que hemos tratado de jugar el mejor ajedrez que podemos, cada uno en su nivel. Para ser maestro no sólo hay que ser inteligente, estudiar mucho y tener talento, también se requiere ser caballero.

Atentamente,

Manuel Guzmán.

Club de ajedrez Congrés

Contestación a Alejandro Melchor:

Con relación a la no intervención del árbitro del torneo, la considero correcta, ya que Lerch pudiera no haber apretado bien el reloj (en cuyo caso no ha de intervenir y perdería Lerch por bandera) o por el contrario el reloj está defectuoso, cosa que comprueba tras la reclamación de bandera de Sulava, ya que el mismo probó el reloj y en dos ocasiones falló, no se ha de hacer la comprobación antes por si el reloj está bien y es un problema del jugador.

Espero haberte sido de ayuda.

Manolo Navarro árbitro catalán

Hola a todo el foro:

He leído el incidente del II Fincas, que se disputa estos días y aunque no estuve in situ, me gustaría dar mi opinión, que no es otra que complementar el escrito del Sr. Manuel Guzman.

Ante todo se ha de ser Señor, o al menos no perder los estribos, estoy seguro de que si el GM Sulava hubiera tenido la partida ganada nada de lo ocurrido hubiera pasado, pero claro hay gente que tiene un terrible mal perder, máxime cuando uno se juega el pan de cada día y aunque no es normal portarse así, esa es la realidad y eso es lo que pasa.

Conozco a Josep María hace muchísimos años, desde que éramos unos crios y si hay que destacar algo de él, es su buen carácter, afable y simpático y sobre todo respetuoso con el rival, para acabar os diré que disfruto en cantidad cuando un amateur se carga a un profesional, porque al hecho de no dedicarte al 100% al ajedrez aún le da más merito a la victoria.

-- Cordiales saludos Manel Garcia

Hola a todos

Después de leer el escrito de Alejandro Melchor y la respuesta de Manolo Navarro, no puedo más que mostrar mi disconformidad. A mi entender cuando hay un problema evidente con el reloj el árbitro debe intervenir immediatamente, so pena de incurrir en males mayores, y luego expondré algunos ejemplos. En mi modesta opinión, la probabilidad de apretar mal un reloj tiende a 0,1%. Generalmente, cuando apretamos mal un reloj suele ser porque el reloj es defectuoso. Al respecto sería interesante saber con que reloj se jugaba la partida en cuestión, ya que algunos relojes, como los novo, son archifamosos por estos lares por ser defectuosos de fábrica en 7 de cada 10 relojes. A parte de ésto, cuando un jugador pulsa el reloj, y este no cambia, el árbitro tiene dos opciones:

a) Parar la partida, comprobar el funcionamiento del reloj y sustituirlo si procede. Quiero recordar a los lectores en general, y a los árbitros en particular, que la responsabilidad sobre el buen funcionamiento del material es de los árbitros, nunca del organizador. Una vez realizadas las comprobaciones, la partida puede seguir su curso.

b) No parar la partida. Cuando el árbitro decide no intervenir, para hacerlo más tarde, se incurre en grave riesgo de pollo. Por ejemplo, si el reloj sólo falla una vez al cambiar, los jugadores no entenderán que está haciendo el pollo, y el hecho de parar una partida de esta forma es garantía de pollo asegurado, marca de la casa. Por otra parte, el hecho de dejar que se agote el tiempo de un jugador finaliza la partida, no pudiendose efectuar ningún tipo de reclamación ni intervención, exceptuando el caso del 10.2.

Recuerdo el caso del Juvenil 2004, en que en la penúltima ronda Jordi Fluvià y Dani Alsina se jugaban medio juvenil. La desgracia se alió con el jugador de la UGA, que en posición ganadora hizo su jugada, apretó el reloj, éste no cambió y perdió por tiempo. No hace falta ni decir que el árbitro del torneo estaba delante, y por no intervenir ni siquiera cantó la bandera.

A mi criterio lo más sencillo es intervenir en el momento en que se produce la anomalía, ya que no encuentro justificación alguna para esperar a que se caiga ninguna bandera. Y vuelvo a repetir que los árbitros son los responsables del buen funcionamiento del reloj.

SalU2 ---------------- Ivan Aguilar

Estimados ajedrecistas:

Antes de nada, critico totalmente la forma de proceder del maestro Sulava, pero en este escrito me toca defender al malo de la película.

Es de imaginar que Sulava, con su experiencia en torneos, ha visto varios casos de estos, y a pesar de que son bastante incómodos para el árbitro, siempre terminan de la misma manera. El jugador pierde por tiempo. Yo he sufrido en mis propias carnes contra un jugador cubano en el Memorial Capablanca. En una partida bastante importante del torneo para tener opciones a la norma de GM (fue mi primera derrota), tras pulsar un reloj digital de estos de balanza, a pesar de estar la balanza inclinada hacia el otro lado, mis segundos siguieron descontándose.

Allí estaba viendo mi amigo Candelario, que fue a avisar al árbitro (según me contó después) para comentarle que mi reloj (al que quedaban 40 segundos), no paraba de correr.

El árbitro no hizo nada, y perdí la partida. Alegaron que quizás pulsé mal el reloj, y que, tras probar el reloj ,funcionaba perfectamente (solo lo probaron un par de veces y dándole un castañazo a cada lado). Me dolió la derrota, pero, la verdad, no me pareció que nadie actuara mal, excepto mi rival en el caso de que se diera cuenta de que mi reloj corría, pero eso nunca lo sabré.

Conozco varios casos de esos, y todos terminan con el mismo resultado. Creo que Sulava tenía toda la razón en reclamar y debía llevarse el punto.

Con respecto a lo que dijo Iván Aguilar sobre la responsabilidad del material, os digo que yo nunca he tenido paciencia para leerme el reglamento, pero de toda mi vida recuerdo que el jugador, antes de empezar una partida, tenía el derecho de comprobar que el reloj estuviese en buenas condiciones. De ahi la famosa frase de algunos áribtros : "Comprueben relojes... Pueden comenzar!!"

También está claro que esto se hacía con los relojes analógicos, a los cuales podías dar dos o tres toques sin afectar a nada. Ahora, los digitales, incluso cuentan las jugadas, y si cada jugador quiere comprobar el buen funcionamiento, tendrá volver a configurar el reloj... es complejo, pero si en un Open un árbitro tiene que comprobar que 100 relojes funcionan correctamente, tendrán que contratar a alguien específico para que lo haga, porque cada día se puede estropear, no?

Saludos. Roi Reinaldo

Saludos. Roi

Hola a todos

Comparto plenamente la opinión del Maestro Roi, aunque me da la sensación de no haberme explicado bien. Cuando digo que los árbitros tienen la responsabilidad sobre el material, también me refería, con cierta ironía, al hecho que un jugador, ningún jugador, debe salir perjudicado por el mal funcionamiento de un reloj. Añadir que aunque se comprueben los relojes a diario, un reloj puede perfectamente estropearse en el transcurso de una partida. Pero el sentido común (y el reglamento) nos dice que el árbitro debe intervenir en cuanto se detecta la anomalía, nunca una vez caída la bandera.

SalU2

----------------- Ivan Aguilar

L´any pasat el Jugador Vilanoví Josep Antoni Lacasa i jo vam tenir un incident pràcticament calcat en el mateix open de Castelldefels,tret de que més tard,a l´hora d comprobar el rellotge,crec que aquest no va fallar.

Abans de donar la meva opinió(amb tota la serenitat del pas del temps)vull dir que al meu parer,el meu rival va tenir un comportament molt correcte,que jo vaig intentar estar a l´alçada de la seva actitud,i que no és cap serntiment de rancúnia el que em fa expresar la meva opinió,sinó el fetde donar una mica de llum al conflicte aportant la meva experiència en un fet similar,i,per suposat,m´agradaria i trobo que seria profitós si en Lacasa fes el mateix.

El cas ,es que de manera molt senzilla,el que volia dir es que les reclamacions s´han de fer durant la partida,no en acabat d´aquesta,i que trobo molta casualitat que després de 30 jugades i quasi 4 hores de partida,el rellotge vagi a fallar just a la darrera jugada.Hi han hagut 29 jugades anrteriors per reclamar possibles disfuncions al rellotge,i encara que després es comprobi que e lrellotge no va,això s´hauria de veure abans del finiish.Totes les decicions que s´han de decidir en comité poden acabar com al fútbol,es a dir,com el rosari de l´Aurora,i ja que és la segona vegada que passa,no estaria de més deixar clar que passarà i qué s ´ha de fer en una situació similar el proper cop.

Xavier Castañer

 

 

 

 

 

  


 

1