Carta de protesta per les condicions del Campionat d’Espanya Sub18

Els jugadors catalans del Campionat d’Espanya sub-18 volem expressar el nostre malestar per les condicions precàries que hem tingut durant els dies del torneig.

Després d’un viatge mogut vam arribar a l’hostal “El Solitario”, al poble de Baños de Montemayor (Cáceres). El nom de l’hostal feia pensar que estaríem en unes condicions adequades per jugar un torneig d’escacs, però res més lluny de la realitat.

El nostre allotjament era un alberg situat a dalt de tot d’una muntanya. Les noies estaven en una habitació de set persones amb un sol bany, i les condicions dels nois no eren gaire millors; es trobaven en una habitació d’uns deu metres quadrats amb vuit lliteres on dormien els cinc jugadors i els dos delegats. L’habitació tenia dos banys i només un parell de finestres de ventilació. Tot el paisatge que vèiem era una zona en construcció i una granja amb porcs i burros entre altres animals. Al matí no era necessari despertador ja que el soroll dels martells dels treballadors de la construcció era suficient per despertar a qualsevol, i a la nit dormíem escoltant la melodia dels gossos (o llops) que udolaven, i les habitacions estaven infestades d’insectes. A les noies les van canviar de lloc el segon dia, i no va ser per millor: ara ja es trobaven a la mateixa distància que els nois de la sala de joc: uns 20 minuts de baixada/pujada (pendent de 45º en un tros) sota un sol imponent i per un camí que era més adequat per a les cabres que per a les persones. Es deia que podríem demanar uns taxis per fer el camí, però no van aparèixer mai i només el cotxe del Jordi Magem ens facilitava la vida de tant en tant. Quan arribaves a la sala de joc ja estaves suat i esgotat i amb els peus cremant. Cal recordar que anàvem a jugar un Campionat d’Espanya on se suposa que la federació volia que els seus jugadors rendissin al màxim, i no anàvem a fer excursionisme per la muntanya.

Pel que fa al menjador no tenim cap queixa, més aviat hem d’agrair que el servei era molt ràpid i el menjar prou bo. Només cal destacar el petit ensurt que es va endur el Robert quan va veure que un mosquit fregit (literalment) coronava la muntanya de patates fregides que havia demanat per dinar.

La sala de joc era una de les poques coses que realment reunia la categoria per acollir un Campionat d’Espanya. Era una sala ampla, ben il•luminada i amb aire condicionat. Tot i això, hi ha certes coses que volem fer notar. La primera és que els jugadors que jugaven a les taules de retransmissions eren els que es trobaven més incòmodes, ja que la taula de joc era tan petita que el tauler la cobria totalment impossibilitant en tot moment que poguessis recolzar els braços. La segona és que l’organització pretenia subministrar aigua als jugadors amb un bidó d’aigua d’uns 5l per 200 jugadors i amb gots de “chupitos”.

Davant les pèssimes condicions d’allotjament, vam haver de trucar al Toni Ayza per demanar que ens canviessin sota l’amenaça de no jugar. Hem d’agrair les gestions del president de la catalana, que ens va aconseguir tres habitacions al poble, això sí, només hi vam poder estar a partir de la ronda 6, i només els nois; a les noies no els van donar la possibilitat de baixar i van seguir a l’alberg de dalt de la muntanya, cosa que els va saber greu.

També hem d’esmentar que el tema de les preparacions de les partides està mal plantejat: en un torneig amb dobles rondes constants i en el qual coincideixen 2 categories, sub12 i sub18 (en total érem uns 16 jugadors pertanyents a la delegació) o bé només es prepara als que van millor, o bé es posen més de 2 entrenadors, però tal com estava muntat, i malgrat l’encomiable esforç del José González i el Jordi Magem, hi havia dies en què alguns jugadors encara estaven fent cua més enllà de la 1 de la nit quan el dia següent teníem partida a les 10, i a vegades se li havia de dir a alguns que no hi havia temps per ells.

I com a última queixa, hem d’explicar que en el viatge de tornada, després d’anar en autocar des de Baños fins a Madrid, hem tingut només mitja hora per sortir de l’estació d’autobusos de Méndez Álvaro, agafar un tren de rodalies fins a l’estació d’Atocha, i anar corrents fins a les andanes dels trens de llarg recorregut per agafar el tren fins a Barcelona. Hem arribat quatre minuts abans que sortís. Això sí, el tren és directe sense parades i prou còmode: estem escrivint aquesta carta durant el trajecte.

Hem de constatar que hi ha hagut alguns errors per part de la federació que han portat a què els jugadors catalans haguem de passar per aquesta situació. Recordem que encara s’han de disputar els campionats sub14 i sub16, i esperem que almenys es pugui trobar una solució provisional com la nostra. I de cara a anys vinents demanem que algun responsable de la federació s’asseguri que les condicions en què s’han d’allotjar els representants de la federació siguin correctes.

Firmat: Robert Alomà, Daniel Alsina, Miguel Ángel Mateos, Martí Mayo, Teresa Muñoz, Adrià Pérez, Alejandra Porras i Elisabeth Riera.

Carta de protesta por las condiciones del Campeonato de España Sub18

Los jugadores catalanes del Campeonato de España sub-18 queremos expresar nuestro malestar por las condiciones precarias en las que hemos estado durante los días que duraba el torneo.

Después de un viaje movido llegamos al hostal “El Solitario”, en el pueblo de Baños de Montemayor (Cáceres). El nombre del hostal hacía pensar que estaríamos en unes condiciones óptimas para jugar un torneo de ajedrez, pero nada más lejos de la realidad.

Nuestro alojamiento era un albergue situado arriba de todo de una montaña. Las chicas estaban en una habitación de siete personas con un solo baño, i las condiciones de los chicos no eran mucho mejores; se hallaban en una habitación de unos diez metros cuadrados con ocho literas donde dormían los cinco jugadores y los dos delegados. La habitación tenía dos baños y sólo un par de ventanas de ventilación. Todo el paisaje que veíamos era una zona en construcción i una granja con cerdos y burros entre otros animales. Por la mañana no era necesario despertador ya que el ruido de los martillos de los trabajadores de la construcción era suficiente para despertar a cualquiera, y por la noche dormíamos escuchando la melodía de los perros (o lobos) que aullaban, y las habitaciones estaban infestadas de insectos. A las chicas las cambiaron de sitio el segundo día, y no fue para mejor: ahora ya se encontraban a la misma distancia que los chicos de la sala de juego: unos 20 minutos de bajada/subida (pendiente de 45º en una parte) bajo un sol imponente y por un camino que era más adecuado para las cabras que para las personas. Se decía que podríamos pedir unos taxis para hacer el camino, pero no aparecieron nunca y solo el coche de Jordi Magem nos facilitaba la vida de vez en cuando. Cuando llegabas a la sala de juego ya estabas sudando y exhausto y con los pies quemando. Cabe recordar que íbamos a jugar un Campeonato de España donde se supone que la federación quería que sus jugadores rindieran al máximo, y no íbamos a hacer excursionismo por el monte.

Respecto a la comida no tenemos ninguna queja, más bien queremos agradecer que el servicio era muy rápido y la comida bastante buena. Solo destacar el pequeño susto que se llevó Robert cuando vio que un mosquito frito (literalmente) coronaba el montón de patatas fritas que había pedido para comer.

La sala de juego era una de les pocas cosas que realmente reunía la categoría para acoger un Campeonato de España. Era una sala amplia, bien iluminada i con aire acondicionado. Aun así, hay ciertas cosas que queremos destacar. La primera es que los jugadores que jugaban en las mesas de retransmisiones eran los que estaban más incómodos, ya que la mesa de juego era tan pequeña que el tablero la cubría totalmente imposibilitando en todo momento que pudieses apoyar los brazos. La segunda es que la organización pretenía suministrar agua a los jugadores con un bidón de agua de unos 5l para 200 jugadores y con vasos de “chupitos”.

Ante las pésimas condiciones de alojamiento, tuvimos que llamar a Toni Ayza para pedirle que nos cambiaran bajo la amenaza de no jugar. Queremos agradecer las gestiones del presidente de la catalana, que nos consiguió tres habitaciones en el pueblo, eso si, solo pudimos estar en ellas a partir de la sexta ronda, y solo los chicos; a las chicas no les dieron la posibilidad de bajar i siguieron en el alberge de la montaña, cosa que les supo mal.

También queremos mencionar que el tema de las preparaciones de las partidas está mal planteado: en un torneo con dobles rondas constantes i en el cual coinciden 2 categorías, sub12 i sub18 (en total éramos unos 16 jugadores pertenecientes a la delegación) o bien solo se prepara a los que van mejor, o bien se ponen más de 2 entrenadores, pero tal y como estaba montado, y a pesar del gran esfuerzo de José González y Jordi Magem, hubo días en que algunos jugadores aún estaban haciendo cola más allá de la 1 de la madrugada cuando el día siguiente teníamos partida a las 10, y a veces se les tenía que decir a algunos que no había tiempo para ellos.

Y como última queja, queremos explicar que en el viaje de vuelta, después de ir en autocar desde Baños hasta Madrid, hemos tenido solo media hora para salir de la estación de autobuses de Méndez Álvaro, coger un tren de cercanías hasta llegar a la estación de Atocha, e ir corriendo hasta los andenes de largo recorrido para coger el tren hasta Barcelona. Hemos llegado cuatro minutos antes de que saliera. Eso sí, el tren es directo y sin paradas y de hecho bastante cómodo: estamos escribiendo esta carta durante el trayecto.

Hemos de constatar que ha habido algunos errores por parte de la federación que han llevado a que los jugadores catalanes hayamos tenido que pasar por esta situación. Recordamos que aún han de disputarse los campeonatos sub14 i sub16, y esperamos que por lo menos se pueda encontrar una solución provisional como la nuestra. Y de cara a años próximos pedimos que algún responsable de la federación se asegure que las condiciones en que tienen que alojarse sus representantes sean correctas.

Firmado: Robert Alomà, Daniel Alsina, Miguel Ángel Mateos, Martí Mayo, Teresa Muñoz, Adrià Pérez, Alejandra Porras i Elisabeth Riera.

DESASTRE EN EL CAMPEONATO DE ESPAÑA SUB18 Y SUB12 ( BAÑOS DE MONTEMAYOR)

Tras 6 largas horas de viaje, los 2 representantes navarros, Amaia Iza y Mikel Huerga, llegamos al esperado Baños de Montemayor en coche, con el delegado asignado por la FNA ( Federación Navarra de Ajedrez) Angel Vilchez.
Como es lógico, tenemos hambre, ya son las 21: 55 aproximadamente, por lo que decidimos acreditarnos e ir rápidamente a cenar. Pero no es tan fácil : los problemas comienzan.

Por ciertos problemas organizativos, los encargados no tienen noticias de que Navarra lleve un delegado, y por consiguiente se alarga la acreditación, alegando la Organización que si éste no estaba apuntado en las hojas de delegados, no se le podía dar acreditación, además de que tampoco tendría alojamiento. Finalmente el tema se arregla, pero ahora viene el siguiente : el Hotel donde nos dicen que estamos alojados, no coincide con el que nos dijo el presidente de la Federación Navarra. Aún asi, nos resignamos a obedecer, y nos instalamos donde nos dicen : En el Hotel La Glorieta, donde se juega el torneo.

“Las habitaciones no están tan mal” opino. Diversos jugadores y delegados no están de acuerdo, y a través de eso nos damos cuenta que en realidad no todos estamos alojados en el mismo sitio, y que muchísimos de ellos están alojados en hostales u hoteles bastante lejos de la sala de juego, por poner un ejemplo, los catalanes en “El Solitario”.

Con el estrés del viaje y los problemas surgidos, vamos a cenar al restaurante del hotel, donde tenemos la cena pagada, mediante la pensión completa.
Era un poco tarde ya para la cena (22.30 aproximadamente), por lo que no les tenemos en cuenta que la comida fuera escasa, no habría donde elegir casi, y ninguno de los platos fuera “bueno” a nuestra forma de ver las cosas ( y tal como se demostró durante el torneo, a la forma de ver de cualquier jugador ). A esto le añades que el pan era duro, incluso diría congelado de otro día, y se explica perfectamente que esa noche pasamos hambre.
Como he dicho, no lo tomamos en cuenta por ser el primer día, y un poco tarde, pensando que los demás días sería bastante mejor.

Tras la cena, como es obvio, casi todos los jugadores decidimos dar una vuelta por el pueblo para ver que actividades de ocio están a nuestra disposición para poder desconectar del ajedrez un poco durante todo el torneo.
Para nuestra sorpresa, en el pueblo no hay casi nada, por lo que empezamos a deducir que la semana del torneo se nos haría un poquito laaaarga…

A la mañana siguiente, no dimos cuenta que las cosas no fueron como pensabamos, mencionando el detalle de que las tostadas para el desayuno se hacían con el mismo pan congelado del otro día, lo que hacía una extraña mezcla entre pan tostada y chicle.

Tras el desayuno, era la 1ª ronda, por lo que conocemos por primera vez la sala de juego. A primera vista no está nada mal; luminosidad no le falta, y parece haber suficiente sitio como para meter a un Cto. de España sub12 y otro sub18.
Pero conforme vas entrando en la sala todo no es tan bonito : los 8 primeros tableros del campeonato sub18 ( al igual que el sub12 ) se retransmiten por Internet, y paradójicamente, es en estos tableros donde los jugadores estamos apretadísimos, teniendo escaso sitio para movernos, y nada de sitio para apoyar los codos, gesto común para que los ajedrecistas podamos concentrarnos delante del tablero.
Por otro lado, el hecho de que sea un sitio muy caluroso, hace que pongan aire acondicionado…durante las partidas, y que pega a varios jugadores justo por encima. Detalle que debió ser agradecido por varios de mis rivales, teniendo en cuenta que me encontraba con un leve constipado y que este aire acondicionado incrementó mis molestias, llegando a darme fiebre en alguna que otra partida, y obligándome a ponerme gersey aún con los altas temperaturas a la que estábamos sometidos. No fui el único jugador que tuvo problemas con el aire acondicionado, como es de esperar.

Otro detalle que parecía una burla hacia los jugadores, era la garrafa de agua que había a nuestra disposición, y los minivasos que nos proporcionaban: ponías el minivaso debajo de la boca de la garrafa para echar agua, y a pesar de que el vaso fuera enano, tardabas en llenarlo, con los diminutos chorros que lanzaba de agua. De esta forma, los jugadores perdían su tiempo ahí, y los que estaban jugando cerca de esta provisión de agua, se desconcentraban frecuentemente, debido a las múltiples anécdotas que se dieron ahí.

Tras la primera ronda, vamos a analizar la partida a la sala de análisis, local que en realidad era una discoteca, y adivino que hubiera sido más acertado que hubiese seguido siéndolo.
En una sala donde la luminosidad no era su fuerte, y la cantidad de tableros tampoco, puesto que fácilmente se acababan, y te tocaba esperar a que otros terminaran de analizar su partida para poder ver la tuya…

Era ya la hora de comer, y decidimos dar a la cocina del hotel otra oportunidad, para que nos impresionasen con su magnifica comida, pero no fue así, y tras esa comida decidimos que eso no puede seguir así: para jugar un campeonato de España de ajedrez se necesita comer bien, por lo que desde ese día nos vemos obligados a comer fuera del hotel.

Pasado algún día de pagarnos las comidas, llega a los oidos de nuestro delegado, que mucha gente come con tickets entregados por la organización. Intenta enterarse, pero la Organización se hace la “loca” y le manda a preguntar a otro señor de la organización, quien le dice que esos tickets han de comprarse, no los da la organización.
Tras comprar tres de éstos (uno para cada representante navarro y uno para el delegado), nos damos cuenta tras cenar que el precio del ticket es superior al que habría costado la cena sin éste.

Ya solo a falta de 1 día, un hombre muy majo de la organización se entera de nuestra situación, y nos regala, de forma acertada, los tickets suficientes para que comiéramos gratis el siguiente día.

Para terminar, decir que está claro que las condiciones ofrecidas no son las suficientes como para organizar un campeonato de esta importancia. Los navarros sobrevivimos gracias a nuestro delegado Angel Vilchez, quien gracias a tener coche, nos pudo llegar a otros sitios a llenar el estomago, aparte de llevarnos botellines de agua a la partida, ahorrándonos el ridículo de los “chupitos de agua” y otras cosas.
También agradecer a la FNA ( Federación Navarra de Ajedrez) que tras enterarse de nuestra precaria situación, nos ofreció la ayuda económica suficiente como para salir adelante en esta jungla.

También comentar que en la sala de análisis, y de los útimos días encima de nuestros tableros al empezar la ronda, había una hoja con una encuesta, con aspectos del torneo, tales como la información ofrecida, el alojamiento, la comida, etc etc.
Adivino que la encuesta ha puesto sobre la luz mas problemas que virtudes, y esperamos que realmente las lean, y mejoren mucho las cosas, para que el año que viene la gente quiera repetir en Baños de Montemayor.

Por otra parte, creo que los jugadores debemos luchar por una mejora de estas condiciones para que en años venideros se pueda jugar un campeonato de España en condiciones, y no como este último.

Firmado : Mikel Huerga – Representante navarro sub18.

Bueno yo quiero también mostrar mi indignación ante las condiciones en las que hemos tenido que disputar este torneo. Es de agradecer que hagan una encuesta en la que cada participante pueda al menos puntuar cada uno de los aspectos. Pero también sería de agradecer que los organizadores las tuviesen en cuenta. ¿Acaso alguien se quejaba de Mondariz? Porque después de esto, para mi aquello era el paraíso.
Para empezar, las acreditaciones. Nada más llegar no tuvimos ni tiempo para salir del coche a tomar el aire, ya que llegamos un poco tarde (por otro lado, como es normal viniendo desde la otra punta), y las personas que tenían que acreditarnos, tenían prisa por irse a sus respectivas casas. El primer problema lo tuvimos al ver que nuestro monitor no aparecía en ninguna lista y no tenía dónde dormir, pero gracias a dios no hubo mayor problema, y la organización nos ayudo. Después nos dirigimos a cenar, con bastante hambre por cierto, pero las cantidades y la variedad se quedaron escasas y tuvimos que pedir por favor que nos diesen para repetir. Así que desde la primera noche nos dimos cuenta que de seguir comiendo allí, pasaríamos mucha hambre. Desde aquí quiero dar las gracias a mi federación que nos aportó ayuda económica para poder llenar el estómago en otro sitio. Y las gracias a mi monitor por haber tenido el coche, ya que todos los demás sitios de el pueblo también dejaban mucho que desear respecto a la comida. Nunca imaginé que echaría tanto de menos unos macarrones con tomate!
Tras haber empezado con mal pie, decidimos salir a dar una vuelta para despejarnos, pero no tardamos en darnos cuenta que aquel pueblo carecía de ningún tipo de distracción. A pesar de todo, aunque las hubiese tenido, el ritmo de juego impuesto nos hubiese impedido practicarlas. Es cierto que había una piscina a la que pudimos acudir en dos ocasiones en las que no había ronda matutina.
Primera ronda. Por no pasar el corte por poco, me toca jugar en una de las primeras mesas, lo que suponía salir por internet. En cuanto comí el primer peón me arrepentí. Si no tenía espacio para dejar un mísero peón ¿Dónde pensaba meter el resto de las piezas? Es vergonzoso que sea mucho más cómodo jugar por las mesas de atrás que en las primeras mesas. No quiero decir con eso, que no volví a salir por internet porque no quise, mayormente fue porque no pude, pero el que no se consuela, es porque no quiere.
Rondando los 40º en aquel pueblo, y ¿quién piensa en llevarse una chaqueta a la sala de juego? Es de agradecer, muchísimo, que haya aire acondicionado. Pero en un sitio de la sala, parecía que estabas en el polo norte, y en otro sitio, no voy a decir una sauna, pero si que hacía calorcico. A pesar de todo, la sala de juego fue de lo mejor que hubo.
Yo no puedo quejarme porque estaba en el mismo hotel en el que se jugaba, pero si hubiese estado en "el solitario" (y que bien que le va el nombre), hubiese echo lo posible por pedir unos cuantos byes. A mi me sorprendió que pudiese haber gente hospedada allí, ya que estaba lejos hasta en coche. Además, el único consuelo después de bajar aquellas cuestas era un vaso de agua fría para ellos, pero se quedó en un intento, nada más.
Esta fué mi impresión el primer día, y os aseguro que fué la de el resto de los días. No hubo demasiadas variaciones, y la comida predominante fue "la sopa" (con lo bien que entra a 40º). Yo creo que en las encuestas quedo suficientemente claro que nadie quería volver allí. Por lo que espero que se tomen en cuenta las condiciones necesarias que debe reunir un lugar para disputar un torneo de estas características.
Sin ánimo de ofender a ninguno de los hoteles ni hostales del pueblo, que hicieron todo lo posible.

Firmado: Amaia Iza

Hola, no se si esta es la dirección a la que debo enviar este correo pero fue la primera que vi y además su nombre me suena. Le escribo para quejarme amistosamente (esto de amistosamente que quede claro) de las crónicas que he visto publicadas en AjedrezND firmadas por el Sr.Pablo Díaz-Flores. En una de las crónicas de la ronda no se si por descuido o intentando hacer una broma (a la que por cierto yo no le acabo de encontrar la gracia y mire que he leído la crónica veces y veces), este Sr. ha escrito lo siguiente:

"La apuesta de la noche es si la Guardia Civil podrá conseguir invitar a pasar una noche gratis a los sub-18 gallegos o no. Y es que después de pillarlos en algún botellón los agentes de la benemérita quieren enseñarles la noche de Baños."

Yo no se si revisan los textos que se publican en esta página o si el responsable de publicarlos considera que estas frases no son ofensivas para los Sub18 gallegos, pero personalmente a mi no me gusta leer eso, porque una vez que nos ponemos a quejarnos sobre gente de otras comunidades corremos el riesgo de que empiecen a llover quejas sobre nuestros propios jugadores...no se si nos entendemos.

Espero que simplemente haya sido un error involuntario, y una disculpa del cronista me parecería lo más correcto.

Muchas gracias por atenderme y saludos,

Manuel Pena Gómez

Sub18 gallego

Dejo un par de líneas para la reflexión:¿Tendrá algo que ver en este tema, el actual director de Competiciones de la Feda, Don José María Beltrán de Heredía, al que se le ha sometido desde el pasado ¡23 de Diciembre del 2005! a una moción de censura, por su buena forma de trabajar.Tiene sumida a Extremadura en un profundo caos.

Julio Jose Felipe Generelo

Queridos amigos, yo soy un ajedrecista sub.18 de Galicia que por razones que no vienen al caso no pudo ir este año al campeonato de España. Realmente a pesar de los esfuerzos del pueblo y demás, parece ser que Mondariz era un “paraíso” al lado de Montemayor, y esto hace que me fastidie un poco menos habérmelo perdido…

Como cabe esperar ya he mantenido conversaciones con amig@s gallegos que me han puesto al tanto de lo más destacado del torneo (dentro y fuera de la sala de juego) y me hizo mucha gracia que mi buen amigo Manuel Pena se tuviese que molestar a escribir un artículo de protesta por un comentario que no tiene ni pies ni cabeza… Siendo sinceros, hay que admitir que los gallegos en los últimos años hemos sido los que han estado en todas o casi todas, y los que me conocen saben que a mí me sobra el casi, pero lo que no entiendo es que “la apuesta de la noche” sea ver si la guardia civil…. Bla bla bla…. En caso de que fuera un intento de hacer gracia, me parece un humor realmente limitado y espero que el autor de esta frase tan desafortunada se retracte lo mas pronto posible, no por mi (que no soy un afectado directo) pero si por los gallegos que se toman enserio el campeonato y que aunque han tenido un mal año se merecen todo el respeto.

Aprovechando que escribo esto, quiero recordarles a todos los miembros de organizaciones, monitores, árbitros… etc. que muchas veces se quejan del comportamiento y la disciplina de los ajedrecistas, y muy en especial de la de los galleg@s, pero una cosa esta muy clara, la suerte ha estado con ustedes, porque si yo y 1gallega muy “famosa” entre los ajedrecistas hubiésemos coincidido en un campeonato de España, la guardia civil acabaría invitándonos, pero a los botellones... Por último quiero mandar un saludo a Javier Marcote, que sin duda se va a dar cuenta “al toque” de quien soy y quien esa gallega... Demasiados dolores de cabeza le hemos causado al pobre…jejeje

Un afectuoso saludo a tod@s.
José Negreira.

 

Pido disculpas públicas a los que se han molestado por alguna parte de las crónicas. El tono ha intentado ser jovial, ameno y algo divertido, siempre valorando más las cosas positivas y el gran ambiente de campeonato de España vivido. Repito mis disculpas.

Pablo Díaz-Flores

 

 

  


 

 

1