LA PSICOPEDAGOGÍA  EN EL MUNDO DE LOS TREBEJOS:

 

Por lic.: Enio Bello Herrera.

              A.I. de la F.I.D.E.

 

 

                             El ENTRENADOR  DE AJEDREZ:

                             Particularidades de la personalidad

 

La personalidad del entrenador deviene en un factor que motiva fuertemente la actividad

de la conciencia en proceso del entrenamiento, manteniendo un interés duradero por la practica del ajedrez.

El Optimismo: del entrenador desempeña el papel positivo en todos los casos en  la vida ajedrecista, el entrenador cansado, que se irrita, que esta descontento con todo, quien molesta con pequeñeces al alumno no puede motivar para la dura actividad que es el entrenamiento ajedrecístico.

Son especialmente importante  el optimismo del entrenador, su jovialidad y seguridad en los futuros éxitos en los periodos de la mayor carga en la preparación del trevejista, cuando el ajedrecista finaliza cada entrenamiento estando al limite máximo de sus posibilidades.

El pesimista, quien critica de manera brusca  se equivoca profundamente si piensa que esta motivándolo  para buen trabajo..

El Entusiasmo: Para el entrenador  su afición al ajedrez , la lealtad a su profesión, su deseo constante de  superación  y perfeccionamiento son factores sumamente positivos en el proceso de entrenamiento. Al alto nivel de logros ajedrecísticos, es imposible ser aficionado o profesional con poca documentación e información. Hay que amar de modo sinceros y verdaderos la profesión , entonces, el entrenador podrá motivar natural y libremente a los trevejistas para el estudio, sencillamente poniendo de manifiesto sus propiedades individuales.

La habilidad de ser flexible y multifacético en la comunicación con los alumnos, o sea ser

Tutor, el consejero, el amigo mayor suave y riguroso de acuerdo a la situación, muy exigente durante el entrenamiento, pero accesible y tratable en la vida, es una de las cualidades indispensable para el entrenador de ajedrez .

El resultado del trevejista depende de la maestría del entrenador mientras que el éxito de la vida profesional del entrenador depende del resultado de sus alumnos. La comprensión de lo expresado  debe determinar el profundo respeto mutuo.

Las frases ofensivas que dirija un entrenador a su atleta, humillan ante todo su propia dignidad pedagógica y lógicamente la resultante para la motivación a menudo es negativa.

El afán  y la habilidad para ser ejemplo en la manifestación de la fuerza de voluntad, organización, exactitud , concentración, orientación hacia su objetivo determinado y puntualidad.

El entrenador no puede permitirse a si mismo la tardanzas, incluso como una rara excepción . Si siente dificultades, aburrimiento, debe soportar, sin dejar de ver su debilidad

¿Cómo después obligarlos a hacer lo que no somos capaces ?.

La fe sincera y profunda en el alumno, en sus posibilidades dará seguridad al propio alumno. La actitud exigente y respetuosa hacia todos los alumnos en igual medida, lógicamente, el entrenador experimenta mayor o menor simpatía para con algunos alumnos ( o tal vez , la antipatía ) Pero no tiene derecho a mostrarlo.

No en vano se denomina entrenador de alto nivel aquel quien sabe obligar a los discípulos a entrenarse en el limite máximo de sus posibilidades durante un tiempo prolongado y mientras tanto conserva buenas relaciones con ellos.  .

 Basado en el libro de natación de

G.D. Gorbunov 

Psicopedagogía del deporte.

 

 

 

 

 

  


 

1