“Lección de deportividad sobre el tablero”

 

 

  ¿Crees posible encontrar a un rival que te proponga tablas, tras (tú mismo) haber “cantado” bandera y aceptado la derrota sin enfadarte, al constatar que te ha caído (a ti) ésta tras el finísh, por un despiste final?.

 Estoy seguro que muchos contestarán que no, ya que en estos días que corren no son precisamente los ejercicios de deportividad entre rivales lo que más abundan. Pues bien, parece que aún quedan unos cuantos caballeros en este deporte, ya que yo mismo he podido presenciar como dos de ellos firmaban tablas en un interesante final ( torre+peón de f y h contra torre) (en una posición de tablas).

 Todos sabemos que no es fácil aceptar con aplomo que te ha caído la bandera; bien, pues en este caso el jugador del Frederic Mistral: Martí Forcadell se lo tomó con paciencia y aceptando la derrota legal que suponía, aun con material de más pero con tablas objetivas.

 Bien, pues ¿querías caldo?, Pues dos tazas!: Tras ello, llega el jugador del Sant Martí: Jordi Sabater y sabiendo que nadie le podía ni quería discutir la victoria dice “no, esto son tablas y por tanto no seré yo quien cambie el resultado por un despiste sin ninguna mala intención”.

 Que aprendan tanto niños (cuyos principios básicos deben fundamentarse en ser deportivos primero, divertirse después y ganar si se puede al final) como los mayores, que suelen olvidarlos o aparcarlos en esta u otras facetas de la vida.

Sergio Gonzalez García

Lección de deportividad sobre el tablero

Estimados amigos, ante todo hemos de agradecer a AjedrezND que nos ofrece una tribuna de información y opinión muy vivas en el Internet. Respecto al artículo antes-citado, quiero expresar mi satisfacción de leer - por fin - también buenas y agradables noticias "sobre el tablero".

Dadas las enfermedades crónicas actuales de la "Elo-litis" y "Título-litis", ruego a todos los amigos ajedrecistas de imitar por su corazón estos ejemplos de comportamientos decentes y felices en el tablero y su entorno. Al mismo tiempo propongo el otorgamiento de varios premios de "caballerosidad" al final de cada temporada, a decidir y entregar por la Federación. La perspectiva de obtener uno de estos premios lógicamente tendrá también un fin terapéutico y educativo. Con saludos amistosos y más optimistas con cara al futuro de nuestro querido ajedrez

Frank Mayer

 

 

 

 

  


 

1