Sitges 2007: Un destino particular
-------------------------------------------------
 
 
Cuando pierdes y te sientes moralmente educado de entregar las planillas con tu derrota al arbitro, para unos parece ser una "caminata a Canossa".
Nos recordamos del fondo histórico:
"En el año 1077, el Papa Gregorio VII absolvió al emperador Enrique IV de la excomunión. Sometiéndose a un largo viaje y una absoluta humillación, el emperador volvió a recuperar la libertad política de acción".
 
                               
 
Volviendo al torneo de ajedrez en Sitges y subiendo cabizbajo los tantos escalones a la tribuna con moqueta negra, el símbolo de la tristeza, para alcanzar al altar, donde reside el jefe con una vista soberbia sobre todos sus discípulos, para unos significa un momento delicado.
Si no supieres, que el arbitro, a pesar de su absoluta seriedad, imparcialidad y formalidad, es una persona encantadora, tu caminata sería más humillante aún.
Un gesto de ánimo para la próxima partida vuelve a darte optimismo y nuevamente bajas la escalera "negra" con más esperanzas.
Frank Mayer
P.D. ¡Felicidades por la perfecta organización!
 
 
 

 

 

 

 

  


 

 

1