Me resulta extraño y poco razonable que un Torneo del prestigio y la tradición del Catalunya por Equipos, no tenga una mayor regulación en cuanto al derecho de participación de los jugadores, sobretodo a la hora de hacer las alineaciones cada domingo.

Me parece lamentable que haya jugadores que pudiendo jugar las 9 rondas no se le permita participar en todas ellas, alegando el delegado o la Junta Directiva motivos de elo y de competitividad para negarles ese derecho.

¿Hasta cuando tendremos que seguir sufriendo esta situación o cambiando de club para que nos dejen jugar las 9 rondas a los que tenemos tiempo y disposición para ello?

Por favor, que la FCE haga algo y regule de algún modo la participación en el por Equipos.

Un saludo a todos.
Francisco Cano.

 

Buenos días

He leido varios mensajes similares sobre este tema escritos por usted y me ha entrado una duda... ¿Considera que el ajedrez catalán deberia funcionar de forma diferente a cualquier otro sistema de competiciones consolidado en todo el mundo?

Me pregunto qué sucederia si la Real Federación Española de Fútbol impusiera unas normas a los clubes de Primera División (y al resto, pero los gritos se oirian sobre todo en Primera) controlando las alineaciones de los clubes en cada jornada para que los clubes no pongan siempre a jugar a sus mejores jugadores escudándose en que son mejores o en que el objetivo es ganar el partido. Aunque supongo que no son casos comparables, dado que la Liga de Fútbol Española carece del prestigio y la tradición del Campeonato de Catalunya de Ajedrez por equipos y moviliza a menos personas cada domingo.

En todas las competiciones por equipos hay jugadores titulares y reservas. Estos últimos tienen dos caminos para mejorar su situación: buscar otro club donde tengan menos competencia para su puesto, o mejorar para ponerse a la altura de los titulares.

Creo que el funcionamiento interno de un club compete unica y exclusivamente a los miembros de su club, que delegan las responsabilidades en sus directivas. La FCE, como cualquier otra federación, ni puede ni debe inmiscuirse en estos asuntos.

Un cordial saludo
Josep Fernández

Sr. Fernández,

Reconozco que su visión es probablemente la de buena parte de los jugadores y directivos de ajedrez catalanes.

El motivo de mis escrito es fomentar una mayor participación en el por Equipos, sobretodo la de aquellos jugadores que podrían jugar las 9 rondas pero debido a su bajo nivel de elo han de ceder su puesto en algunas rondas a otros jugadores con mayor evaluación.

En relación al ejemplo del fútbol, si comparamos a un entrenador con un delegado de equipo de ajedrez, vemos que hay mucha similitud, pues ambos intentarán alinear a los "mejores" jugadores disponibles para cada partido (ronda).

Pero en el ajedrez catalán podemos ir un paso más allá que en el fútbol y no conformarnos simplemente con eso, ya que tampoco resulta muy ético en una competición de ajedrez con tanta tradición, que jugadores veteranos que llevan toda su vida en un club, tengan que ceder su puesto a jugadores que solo vienen algunas rondas del Campeonato. Y esto es así de poco ético (desde mi punto de vista) sobretodo en Tercera, donde no hay peligro de descenso y además tampoco hay jugadores titulados que cuestan un dinero al Club y hay que buscar sobretodo los buenos resultados para rentabilizarlos.

A veces me gusta comparar la disciplina y el orden de un Open individual de ajedrez, con el Catalunya por Equipos, que es precisamente un descontrol en cuanto a la participación de los jugadores. Por sus características es lógico que en una competición por equipos haya más flexibilidad en las alineaciones, pero corremos el peligro de caer en situaciones donde a parte dar muchos quebraderos de cabeza a los delegados, se tiende a favorecer actitudes discriminatorias en cuanto a participación, hacia una buena parte de los jugadores, aquellos que tienen menos elo.

Siempre he creído que la FCE está más capacitada que cualquier club para encontrar soluciones, y también para mejorar las que le son propuestas por los clubes. La FCE sabe muy bien hasta donde puede o debe intervenir, y aunque a veces pueda cometer errores son muchos más sus aciertos, desde mi punto de vista.

Yo lo que propondría en mi humilde opinión, si no queremos que sea la FCE la que busque solución a este tema, es que en Tercera Categoría se tenga en cuenta en primer lugar, (a la hora de formar el equipo para cada domingo), la disponibilidad del jugador, dando preferencia a quienes pueden venir las 9 rondas, y luego completar el equipo con los jugadores que solo vienen algunas rondas, respetando el número de lista de cada jugador, tal como indica el Reglamento.

A su pregunta sobre si creo que el ajedrez catalán debe funcionar de modo diferente a otros sistemas de competición, consolidados en todo el mundo, considero que sí con ello se consigue una mejora entonces sí que merece la pena funcionar de otro modo. No olvidemos que el ajedrez es único, y que por mucho que lo comparemos con otros deportes seguirá siendo diferente a todos ellos en uno u otro aspecto.

Me gustaría referirme por último a esos dos caminos que usted indica como solución al tema planteado en mi primer escrito.

¿Se ha parado a pensar que es una lástima que un jugador que lleva años en una entidad y está a gusto (en general) con su club, tenga que irse a otro club para poder jugar los 9 domingos en un equipo de Tercera o de Segunda?

Y si un jugador mejora de nivel pero resulta que su Club ficha nuevos jugadores más fuertes que él, ¿de que sirve la mejora de ese jugador si con los nuevos fichajes vuelve a ocupar una posición de reserva?

Yo creo que en un Campeonato donde no hay premios en metálico ni cuota de inscripción, se debería mirar más por aquellos que quieren jugar todo el Campeonato y no tanto por aquellos que solo juegan de vez en cuando, especialmente en Tercera Categoría.

Por mi parte yo ya tome no uno, sino los dos caminos que usted sugiere, me cambié de club y me fui del U.E. Montcada, aunque todavía siga apareciendo federado con esta entidad, de la que guardo muy buenos recuerdos a pesar de todo lo sucedido. El segundo camino (mejorar de nivel) también estoy en ello, y humildemente y de forma autodidacta intento aprender un poco más cada día.

Un cordial saludo. Francisco Cano.

Derechos de participación

Al leer detenidamente las aportaciones de los Sres. Francisco Cano y Josep Fernández, tengo dar la razón a ambos cada uno en su parte.
Quisiera aportar también mi opinión y experiencia durante los más qué últimos 25 años en el ajedrez catalán de los clubes:
1. A los pequeños o modestos se debe dar también un poco de pan para comer y vivir. Dios sabe, si un día un “pequeño hombre” se convertirá un día en un “pequeño gran hombre”, refriéndome exclusivamente a su bajo Elo, empezando con 1.700 puntos.
2. Especialmente los torneos por equipos durante la primavera a la primera hora de los domingos, a muchos jugadores les cuesta de levantarse o dejar a la familia para aquel día, porque la tarde es imposible de contar con el marido y padre por cansancio.
3. Según mi opinión la coordinación de los distintos equipos de los clubes para tal menesteres no depende del Presidente, si no de los delegados.
4. Allí está la cuestión. Algunos delegados tienen sus preferencias y amigos: “Aquel jugará y aquel no”.
5. En los años 80 ya me metieron en el equipo “F” por jugar tan mal, como dijeron. Si hubieran tenido de posibilidad de crear un equipo “Z” me hubieran puesto el aquel equipo y en último tablero “por no valer nada”.
6. Pero mucho de esto tiene que ver con la aversión de la clase social.
En el sentido femenino diría “odio vaginal”.
7. Además he visto, que a algunos jugadores del circuito les representa un “orgasmo mental” de ganar contra los modestos, entre los cuales me encuentro también.
8. Bueno, la consecuencia de lo expuesto es la sugerencia, de crear más equipos en los clubes para el Campeonato de equipos para el alcance de todos los modestos voluntarios, que un día querrán convertirse en “excelentes jugadores” por su práctica en competiciones por equipos.
Saludos Frank Mayer

A mi modo de ver, un club grande puede permitirse el lujo de buscar la mejor alineacion para los equipos superiores y al mismo tiempo autorizar que un grupo de "amiguetes" formen un equipo autonomo en el que jueguen solo ellos.

Recuerdo que mi debut en el por equipos fue justamente asi. Cuando militaba en segunda categoria en la UGA, Santiago Beltran, que todavia era tercera categoria (por poco tiempo, por supuesto, me invito a unirme a un equipo que el habia creado, en el que tambien jugaba Luengo y una cuarta persona que no recuerdo. La UGA respeto en todo momento la alineacion que hacia Beltran.

Creo que la experiencia no fue mala, porque al final hasta subimos de categoria.

En cambio, cuando subi a primera categoria, el seleccionador me invito a unirme al Segundo Equipo. La primera partida fue la sensacion... anuncie mate en cinco en voz alta y se armo un revuelo de mucha consideracion. La siguiente partida fui barrido en una hora del tablero y el seleccionador me puso de patitas en el Tercer Equipo.

Ni por un momento se me ocurrio discutir su criterio deportivo.

Un club puede, pues, combinar perfectamente el criterio deportivo de los equipos controlados por el seleccionador con la flexibilidad para que los jugadores interesados en participar en el por equipos, pero sin nivel, a su juicio, para ser seleccionados, puedan formar su propio equipo, al margen de los criterios deportivos.

No comparto, sin embargo, la opinion de que la Federacion deba meterse en esto. Los clubes ya son mayorcitos para poder solucionar pacificamente estas cuestiones sin tirarse los trastos a la cabeza.

Pere Moles

 

 

  


 

 

1