Feta la llei, feta la trampa

Voldria fer unes reflexions a títol personal. No vull ofendre ni molestar a ningú, tan sols fer paleses unes accions que trobo vergonyoses, per no dir censurables o per no dir delictives.

Segons el reglament, la manipulació d’un resultat és una falta greu. Imagineu-vos que els delegats del Barça i el Madrid, es posen d’acord i firmen un empat, sense jugar el partit. Oi que això no es possible? Perquè en els escacs sí que pot ser?

Tinc 52 anys, i no vaig néixer amb un pa sota el braç, vaig néixer amb un tauler d’escacs a les mans. Sóc un jugador de club que intenta com tothom que competeix, guanyar les partides que juga, ara bé, si perdo, cosa bastant normal, tampoc passa res.

No sóc un jovenet impulsiu que pensa que pot canviar el món, però encara m’indignen, o millor dit, no entenc algunes actituds de certs clubs i de certes persones.

Crec que si t’apuntes a un torneig de 9 rondes, digueu-li Campionat de Catalunya d’equips, deu ser per jugar-les i no tan sols per evitar baixar de categoria. Em refereixo al fet insòlit i sospitós, dels enfrontaments que acaben amb totes les 8 o 10 partides amb taules.

És evident que els reglaments, en aquest cas els dels escacs, tenen algunes llacunes, ja que un article de les lleis dels escacs ens diu que no es pot manipular el resultat i en un altre permet que un, diguem-ne, “senyor” i també diguem-ne, “delegat”, pugui parlar amb un altre diguem-ne senyor i delegat a la vegada, i puguin manipular el resultat pels seus interessos. En aquests casos hi ha sempre a darrera 7 o 9 xaiets que diuen.... beee, beee, beee......

Tots sabem que la Federació Catalana d’escacs, en aquestes situacions fa “la vista grossa”, és a dir com el que fan els pagesos quan llauren els camps, que posen unes viseres als rucs perquè només mirin endavant. La Federació, també fa el mateix en els casos d’un 10 a 0 o d’un 8 a 0 o un 4 a 0, es posa la visera. En molts d’aquests resultats hi ha al darrera una trucada el dia anterior de l’encontre, en que un tal senyor i a la vegada delegat et diu que no pot fer l’equip i que omplis l’acta com si l’encontre s’hagués jugat, no fos cas que els clavessin una multa. Ja és prou desgràcia per un club, que qui es cuida de fer els equips, es trobi que tothom li digui que no pot jugar, sigui per naps o per cols i que amés, els posin una multa si no opten per aquesta estratagema legal.

Tan sols per curiositat he fet un “rànquing” dels clubs des de Divisió d’honor fins a 1ª provincial de Barcelona que han assolit el dubtós mèrit de fer taules en tots els escaquers en un mateix enfrontament.

Primer i destacat el Terrassa, amb 4 vegades, en segon lloc i empatats amb dues vegades, els clubs; Colmena, Maragall, Catalonia, Cirera i Cerdanyola. Amb una hi ha 11 equips (no els poso, per no fer-me més amics), curiosament d’aquests ni ha 7 que ho van fer a la novena i última ronda, deu ser que estaven cansats. La novena ronda ja no s’hauria de jugar, els equips que ho tenen tot decidit ja no hi posen cap interès, oi que no senyors del Sant Josep (ho he tret de “Ajedrez ND”), els de l’equip contrari, el club Aragonès, devien estar molt contents. Figueres, Banyoles o Montcada, no en devien estar gaire, ja que un d’ells va baixar de categoria per culpa d’un tercer.

Fent els comptes de la vella, surt que unes 150 persones, diguem-ne en aquest cas jugadors d’escacs, han acceptat els tractes dels seus delegats. Us mereixeu tots un 10, sou uns “tios” collonuts. Si algú de vosaltres té remordiments de consciència, o no està content amb l’actitud del seu delegat, sàpiga que hi ha com a mínim un club a on això és impensable.

A per cert, el “Campió” per mèrits propis, el Terrassa, té per president al Sr. Flores, expresident de la Federació Catalana. Que n’és de llest aquest senyor. Si que en va aprendre de coses quant era davant de la Federació. Jo li donaria la Creu de Sant Jordi o el títol de Català de l’any per la seva manera de portar una entitat amb tant de prestigi com el Club d’escacs Terrassa. Gent com aquesta s’ho mereix tot, inclòs una sanció Federativa.

Suposo que cap dels clubs implicats en aquestes taules fetes sense cap “mala fe”, no van pensar que perjudicaven a tercers. És clar que fer això entre col•legues, és normal, avui per mi, demà per tu. Si un altre club en rep les conseqüències, és igual, que el bombin.

Si “Poncio Pilatos”, es va rentar les mans, quin mal hi ha que la Federació faci el mateix?

En fi crec que ja he deliberat prou, potser massa i tot per segons qui.

Salut

Climent Escobet

 

      Si seguimos con atención los últimos debates en esta página ( a saber, el que lleva por título este mismo, "Comentando la Editorial", "2ª Catalana", "Los carniceros del ajedrez", " Bye, bye a los byes" y "Dar la mano" ) observaremos que todos ellos giran en torno a dos conceptos y muchas de las derivaciones colaterales que en ella inciden: La justicia ( en su aspecto normalmente reglamentario y de interpretación ) y la ética ( en su vertiente humana y de comportamiento, en este caso hacia el ajedrez ). Parto de la idea clásica general de que de las cuatro virtudes cardinales, la justicia es la que es absolutamente buena, y se corresponde a las otras tres, especialmente a la primera, la urbanidad ( ética ), origen de todas las demás, y que en sus primeros años se da con la educación en casa y en el colegio ( y en nuestro caso concreto en como entendamos que es el ajedrez para nosotros ). Creo de un modo simbólico y genérico que si yo fuese estudiante de primero de Derecho, lo primero que me debiera de quedar claro es que todo el conjunto de Normas y Reglamentaciones que en sucesivos años conoceré tendrá como misión canalizar ética y justamente el equilibrio de ambas, y en su vertiente concreta deportiva, que el primero de esos valores se corresponda organizativamente con el segundo.

 

    Si he querido realizar esta breve introducción no es mas que para resaltar que si bien en muchos aspectos el Ajedrez ha crecido cuantivamente estos últimos años ( España es por ej. un caso ejemplar, especialmente en el ámbito organizativo ), no es menos, que, cualitativamente no podemos decir lo mismo, y que el nº de "amarillismos" o "judicalización" va a la par, y como muestra esta popular página donde volcamos nuestras quejas mas o menos simpáticas cual "Carta de los lectores" de un periódico general se tratase. Ya dije en un escrito anterior que "no dejaba de ser elocuente que ( en la FCE en nuestro caso, pero tambien de un modo mas amplio, en general ) el nº de resoluciones por parte de los Comités de Competición y Apelación va en aumento desde el 2006 - especialmente en el por Equipos -". Y esto nos lleva, obviamente, a preguntarnos ¿ qué esta sucediendo para que el nº de quejas crezca exponencialmente ?: ¿ no conocemos el Reglamento ?, y por otro lado, ¿ se interpreta adecuadamente ?, ¿ nuestra impresión de Ética es la correcta ? ...  ! por no hablar de la de nuestro contrincante !.

 

    El ejemplo de "Los carniceros del ajedrez" es perfectamente elocuente, aunque bien podría aplicársele a cualquiera de los otros escritos citados. Una persona elabora una queja o una opinión, que usualmente es debatida y argumentada; leída por decenas de lectores-espectadores que a veces nos convertimos en "jueces" aunque no dispongamos de los hechos concretos para su justa valoración, se emite un juicio-opinión ( a veces apasionado, a veces meditado; a ratos objetivo, usualmente subjetivo )  y todo se salda en victoria, derrota e incluso sorprendentemente, algunos empates. Dejadme como última disgresión un texto que no me corresponde a mi, sino a un señor que se llamaba Manolito Kant que parece ser fue un filósofo aceptable hace ya algún tiempo y que decía: 

 

   " De todo lo que se puede concebir en el mundo, no existe nada que pueda ser considerado como bueno sin restricción, a excepción de una voluntad buena. La inteligencia, la agudeza, la facultad de juzgar, la valentía, la decisión, la perseverancia en los propósitos y los otros talentos de la mente y cualidades del temperamento, son, sin duda alguna, cosas buenas y deseables; pero estos dones de la Naturaleza pueden ser extremadamente malos y funestos si la voluntad que debe hacer uso de ellos, y cuyas disposiciones propias se llaman por eso carácter, no es buena " . ( Nota: los subrayados son mios )

 

  De la anterior sentencia no vale subjetividad alguna, en esta definición "per se" estaríamos todos de acuerdo; si repasamos los escritos de tan "infausto debate" ( dixit ) veremos que el Sr. Cots ( que se quien es personalmente aunque él quizás no me recuerde ) actúa con "voluntad buena" - le mueve su concepción de Ética claramente demostrada -, así como ( opino ) el delegado del St. Boi, Sr. J. Chalmeta ( que tambien se de sobra quien es, aunque es posible que no se acuerde de mi ), no hace lo propio ya que se deja llevar por su carácter ( y por el amparo "reglamentista" ) mas que por su voluntad, y ya hemos visto que el carácter es una disposición, en este caso de ánimo ( no de la férrea voluntad ) y de una manera mas concreta en "disposición" utilitarista para esa partida, y que eso ya depende de la personalidad mas o menos madura que cada uno queramos adoptar. Lo que en resumen quiero decir, es que puedo llegar a entender la concepción que de esa partida puedo hacer yo caso de ser el Delegado ( entre otras cosas lo he sido, y sigo siéndolo esporádicamente ), es mi propio equipo al que me debo - aquí ademas debió aconsejar a su propio sobrino -, y me estoy jugando un Premio ( que en este caso era el Play Off, aderezado con un posible descenso del Andorra ), pero por encima de todo debe privar la "voluntad buena" ( en palabras de Kant ) y esto sólo es una disposición personal de cada uno de nosotros, y aquí ya ha sido claramente explicitado su punto de vista ( y de acción ). Con todo, creo que en disculpa del Sr. Chalmeta hay lagunas en todo esto y esto es responsabilidad del órgano competente, en este caso, la FCE; en primer lugar la definición de Delegado creo que está claramente confusa; aquí atendemos por igual a lo que llamamos "Capitán de equipo" y "Delegado" tendiéndolos a mezclar - al parecer está mas claro en Valencia -. El ejemplo del fútbol es muy gráfico, todos sabemos lo que es el "Capitán" del equipo ( por ej. Puyol ) y el "Delegado" de campo ( oficial, de cara a a la Federación ); pues en Ajedrez metemos usualmente a todos en el mismo saco. Un Delegado es la figura administrativa vínculo con un Órgano oficial, Capitan de un equipo deportivo es el encargado, podemos llamarle "moral" y podría ser legal para hablar con un árbitro o mediar / organizar al resto de los jugadores del equipo pero solo en lances estrictamente propios del juego. Así que primero definamos lo que queremos y luego hablemos. De todos modos, la figura del "Capitán" me parece un poco asimétrica por no decir anacrónica ( debe ser por sus raíces históricas ). Si yo soy Alves nadie me tiene que decir que no pegue una patada, ó si soy McEntroe para que lance improperios, no tanto porque haya un Capitán o un árbitro que pueden sancionarme o increparme, sino porque éticamente ( y normalmente como adulto ) no debiese ser mi comportamiento. De un modo genérico, no entiendo ese "paternalismo" que queremos dar a la figura del "Capitán", en este caso de ajedrez, yo en mi partida ya debería de saber en cada momento que debo hacer según mi propio comportamiento justo, y no tener que decir: " Delegado, ... ¿ acepto, rechazo las tablas, continúo la partida etc.?" como tampoco le pido permiso para plantear un Gambito de Rey en vez de una formación Stonewall porque el equipo necesite ganar o no. Todos los que hemos sido Delegados alguna vez ya sabemos la desagradable labor que nos toca intentando organizar un equipo de 8-10 personas cada una con sus peculiaridades, así que no me extenderé mas, aunque podría seguir argumentando en adecuar la figura del "Delegado" en su justa medida.

 

     El caso que lleva por título este escrito es si mas no paradigmático de lo que ha ocurrido en el grupo del Berga, y que se puede leer a través de su jugador Climent Escobet ( al que igualmente conozco aunque él no pueda recordarme ). Visto con ojos "neutros" ( o sea, de besugo ) por un lector que ni le va ni le viene, yo tambien me he quedado perplejo de comprobar que bastantes equipos han entablado todos sus tableros varias veces, lo cual evidentemente choca con el articulado del Reglamento que él expone sobre la "manipulación del resultado". Yo no seré tan enérgico pues me faltan pruebas de tal hecho, pero efectivamente hay uno de los primeros artículos en todas las Feds. y como no en Ajedrez sobre aquello de que "nadie denigrará con su comportamiento ( ético y deportivo ) con las pautas para tal fin ". Desde luego, lo que no cabe duda en este caso es de que hay muchos indicios de que éticamente ( una vez mas ... ) aquí ha habido "marro" del gordo, con probable fraude de Ley ( por no hablar del espíritu de la misma ), amen de que una vez mas, los pobres Delegados se han tenido que tomar mas de un Valium para lograr semejante proeza; finalmente - que es lo único que juzga el Comité de Competición - el Reglamento se coge con pinzas simplemente porque amen de que su redactado ya viene viciado, el Berga no lo plantea en los términos apropiados. Lo que nos ha de importar de todo ello es que estamos logrando de lecturas de este tipo, yo humilde aficionado si tengo que poner ejemplos a un niño poco les podré dar. Lo siento Climent, te apoyo totalmente, pero efectivamente hay lagunas, y si no ponemos pronto parches nos vamos a quedar sin agua; esto es competencia de la FCE, usualmente hay Comités de todo tipo como seguimiento a quejas de este tipo, algunas organizaciones colegiales serias y estamentos deportivos tienen Comités de Ética que investigan al respecto e incluso sancionan, pero efectivamente lo usual es mirar hacia otro lado, y cada uno se organiza en su Reino de Taifas como mejor le conviene a a sí mismo. La legalidad no es necesariamente justicia ( que se lo pregunten al Rey Salomón ).

 

   Con el ejemplo de "Comentando la editorial", sobre todo muy explicítamente ejemplarizado por la nota de Josep Farell, puede verse hasta que punto la obsesión por la Reglamentación por ella misma, incluso vaciada de su componente ético o de sentido común, es un contrasentido que lleva al absurdo mas estúpido ( ! necesitamos que Ionescu salga de su tumba ! ). Nuestro egregio President, muy bromista él los que le conocemos, nos presenta su buen humor de lo bien que jugamos con Torre extra, pero sabe de sobra que detrás de todo ello no reluce mas que el absurdo mas incoherente. Como todo en esta vida depende de nuestro compromiso ético y comportamiento apropiado según cada circunstancia. Por supuesto si yo me encuentro delante de un niño que palpo que no entiende tanto de ajedrez como yo e ingenuamente sigue jugando con mucho material de menos porque le veo ilusionado, no me importa jugar; o viceversa, si veo que un jugador me ha ganado psicológicamente por méritos propios y me ha llevado hasta una posición de vacío absoluto no me importa rendirme, reconociendo de este modo que ha sido superior a mi ( aun cuando solo lleve un peon de menos ). Ramón Rebull aclara muy acertadamente la opción que cada uno hemos de hacer en función última de lo que nuestra "conciencia" ( buena voluntad kantiana ) dicte.   

 

   El escrito de "2ª Catalana" es un collage de cuidado, alineaciones sospechosas, dimes y diretes de unos y otros, equipos implicados con equipos que de pronto se encuentran en las nubes o en el infierno; esto ya no se si es una guarderia o un asilo. Aquí ya me pierdo porque mas parece el "Donde estás corazón", y con toda sinceridad me supera. Yo creo que ya es el clímax del Anti-ajedrez, y la verdad si he de acabar así prefiero jugar a la petanca los Domingos por la mañana que al menos respiraré aire en el parque.

 

    El colofón de todo lo que estamos viendo escrito es bien simple: si cada uno cree que vale la pena para su formación personal esa partida donde atraqué de tal modo, me quedó un regustillo de fundir a mi rival, le gané con un maravilloso ataque, o hice una obra maestra técnica en el Final, sólo cada uno de nosotros podemos evaluarlo. Hay gente que se mete en política porque no sabe hacer otra cosa, hay otros como Bush que se vuelven a su rancho convencidos de que han hecho el Bien, hay personas como Vicente Ferrer que logran microcréditos para la gente más próxima que lo necesita, hay científicos ó escritores que dedican horas a su obra; en resumen cada uno escoge el camino que quiere ( ó mas pragmáticamente el que te dejan ), quien sea feliz reglamentando a ton y son que lo haga, quien sea feliz no dando tablas con Rey y Torre contar ídem de idem porque le ampara el Reglamento que lo haga, quien quiera mascullar mientras está en el tablero, que masculle. Yo ya hace años que tengo claras mis prioridades tanto vitales como éticas, que haya gente mas sagaz, bien, por eso a lo mejor ni sobrepasan de sus 2300 y los que están por encima suyo le miran con desdén, y así todo lo que queramos. Cada cual nos labramos nuestro camino, muchos otros ni tan siquiera llegan a ararlo, y lo peor para ellos es que no se dan ni cuenta; si creen que son felices adelante, mi amor propio es superior. Jordi ( Cots ) estáte tranquilo; Climent, resignación, de todos modos creo que tu queja ha sido oportuna y acertadísima, lo que no se es hasta que punto la FCE recogerá el guante; Josep ( Farell ), por encima de como finalmente legisle la FIDE con el saludo de la mano ( y si esta está o no llena de chocolate ), tu hazlo como tú mismo creas apropiado, nadie te pondrá un duda tu intención ( si jugases contra mi mujer te permito besarla ). En fin, hacer cada uno lo que os venga en gana, y prescindiendo de la Reglamentación que creáis inapropiada, ... en último término sólo seréis lo que mováis con vuestros dedos en el tablero, y normalmente conseguiréis lo que pretendáís ( victoria, derrota, o tablas ).

 

   A los que no les guste haberme leído y que consideren que ha sido una pérdida de tiempo, ...  ! pues no se porqué habéis llegado hasta aquí !,

 

  Un saludo,

                     Alejandro Melchor.

       

 

 

 


 

 

1